La Representación Central Ucrania en la República Argentina lamenta profundamente las desafortunadas declaraciones del Papa Francisco en relación  a la Gran Rusia en el contexto  de la reunión de la Décima Jornada Pan rusa  de la Juventud Católica en San Petersburgo, Rusia.

Peor aún es su aseveración de que deberían estos jóvenes estar orgullosos del Legado cultural de ese imperio, que precisamente en la ciudad de San Petersburgo construida sobre los huesos y ruinas de cosacos ucranianos esclavizados oportunamente por los Zares Pedro I y Catalina II  mostró una de sus fases más crueles.

Es con profunda sorpresa y dolor que los argentinos de descendencia Ucrania que habitan este suelo escuchan estas palabras que avalan el genocidio perpetrado actualmente por quien se declaró profundo admirador de ese Imperio, Vladimir Putin, pronunciadas por un argentino actualmente en el Vaticano, profundo defensor de los derechos humanos de todos , excepto de los ucranianos.

Hemos presenciado con dolor su actitud dubitativa al no condenar nunca a Rusia por su agresión armada a un pueblo pacífico que no hizo nada para merecerla, tampoco lo escuchamos condenar con nombre y apellido a Vladimir Putin quien negó la existencia misma del país y del derecho de los ucranianos a utilizar su lengua y elegir en su inmensa mayoría la religión que lo tiene a Ud. cómo Papa y   jefe espiritual.

Tampoco condenó a un sangriento criminal de guerra que destruyo poblados enteros de civiles, cometió atentados de lesa humanidad, violó mujeres, y secuestro miles de niños en complicidad con el silencio de parte del mundo que no cree en la democracia ni en los derechos humanos. Donde están los derechos humanos de las víctimas?

Cuál es la Gran cultura que su santidad dice defender? es la misma que persiguió a la iglesia católica en Ucrania en la época soviética? que mató por hambre a aproximadamente 7.000.000 de ucranianos con el hambre artificial el Holodomor, e invadió con ciudadanos rusos la parte este de Ucrania y actualmente generó miles de muertos y millones de refugiados en toda Europa.’

Es la misma que preconiza la propaganda  de Rusia Today en la República Argentina, mostrando el Lago de los Cisnes mientras envía los misiles supersónicos atacando  y devastando ciudades enteras  de Ucrania , destruyendo hospitales y escuelas ?

Para los cristianos argentino ucranios escuchar estas declaraciones ha sido una gran decepción, nos hubiese gustado que hablara del dolor de un pueblo milenario, de un coraje inmenso, de una gran resiliencia de los agredidos en esta guerra, de los ucranianos y no exaltar los valores del cobarde agresor, violador serial de tratados internacionales que sabe la Iglesia es un pilar esencial del estado de Derecho que regula la convivencia entre pueblos y estados.

Estamos a tiempo Sumo Pontífice, de reconocer al agresor y al agredido, al victimario y a las miles de víctimas de esta guerra injusta y no deseada por el pueblo ucraniano.

Esperamos que sus futuros gestos se orienten al objetivo de terminar con esta guerra, y que sus futuras declaraciones políticas sean más justas y sirvan para aliviar el sufrimiento de las víctimas y no a levantar el ánimo de los salvajes agresores.

Por la Representación Central Ucrania en la República Argentina