Página principal / Noticias Página de Inicio / Discurso inaugural del Presidente electo Petró Poroshenko (Segunda parte)

Discurso inaugural del Presidente electo Petró Poroshenko (Segunda parte)

En respuesta hacia quienes han tomado las armas les digo: primero, liberación de responsabilidad criminal a quienes, sus manos, no están manchadas con la sangre de los soldados ucranianos y de la pacífica población. Y de quienes no están atados al financiamiento del terrorismo.

Segundo: – un corredor controlado para los voluntarios rusos que quieran volver a su tierra.

Tercero: un diálogo pacífico.

La cuestión se basa en el diálogo con los pacíficos ciudadanos de Ucrania. E inclusive con quienes tienen ideas diferentes a las mías, y opiniones distintas sobre el futuro de Ucrania.

Hoy en forma separada quiero dirigirme a los conciudadanos de Donetsk y de Luhansk.(siguen palabras en idioma ruso, los que esta redacción no traduce por desconocer el idioma)

Por lo expuesto este es mi plan de paz para Donbas y para todo el país.

No entra en discusión la integridad territorial de toda Ucrania.

La cantidad de gente con la que he tenido el honor de conversar e intercambiar ideas en el transcurso de mi campaña electoral- ha superado el millón.

Ucrania – es diversa, pero es fuerte en espíritu y de espíritu única.!

La intención de la paz e independencia de nuestra nación es la dominante en todas las provincias de Ucrania.

Estoy profundamente sorprendido con el patriotismo de los habitantes del sud este de Ucrania desde Odessa a Jarkiv.

Todavía no tenemos paz, pero hoy podemos afirmar que, estas duras pruebas a que ha sido sometida nuestra Nación, han unido a la familia ucraniana.

Nos han afirmado como una gran nación política, convencida en su decisión de pertenecer a Europa.

Nuestro pueblo jamás fue tan fuerte como hoy.

Pero la libertad no es ni eterna. Por ella hay que luchar siempre.

La paz, la cual esperamos alcanzar en corto tiempo, no será duradera si no apuntalamos nuestras defensas

Para que la paz sea duradera, debemos acostumbrarnos a vivir en condiciones de una continua preparación para la guerra. La pólvora deberá estar siempre seca.

El ejército y su rearmado gracias a la ayuda patriótica, es una de nuestras máximas prioridades.

Es más, en la medida que el estado adjudique a la industria mayores pedidos de armamentos etc..le dará un impulso a la reindustrialización de la economía.

Quien mezquina gastos para alimentar a sus fuerzas armadas, en realidad está alimentando a ejércitos extranjeros. Y nuestro ejército debería alcanzar el status de una verdadera “elite” del ser ucraniano.

La palabra general debe asociarse no con la palabra “corrupción” sino con la palabra de “héroe”. Todo lo que se refiera a preservar una paz estable y la seguridad de Ucrania, debemos lograrlo con nuestras fuerzas.

Nuestros mejores aliados y los mejores garantes de la paz –el ejército, la flota, la Guardia nacional y grupos especializados de defensa.!

Nadie nos va cuidar, si no aprendemos a defendernos solos.

Voy a aprovechar de mi experiencia como diplomático para asegurar la firma de un tratado internacional, que pudiere suplantar el memorándum de Budapest.

Este nuevo tratado debería garantizar la paz en forma efectiva para la defensa de nuestro territorio, hasta inclusive la ayuda militar en caso de peligrar la integridad territorial.

Cualquier agresor en las fronteras de Ucrania debería recordar esta máxima Evangélica: quien con la espada llega, muerte por la espada.!

Los habitantes de Ucrania no podrán sentir la felicidad de la paz y de la seguridad, hasta que no normalicemos nuestras relaciones con Rusia.

Rusia ocupó Crimea la que fue y será ucraniana.

Ayer, precisamente en el encuentro que tuve con Putin en Normandía le dije – Crimea es ucraniana. Y punto.

Sobre Crimea no podemos asumir con nadie ningún compromiso.

Todo debe decidirse en la mesa de las negociaciones.

Cualquier intento, tanto interno como externo, de esclavizar a los ucranios, se va a topar con el más enérgico repudio y la máxima resistencia.

Queremos ser libres.

Y vivir en forma nueva y moderna- significa vivir libres en condiciones de un sistema político que garantice los derechos y libertades de la gente y de la nación.

Secretariado de la R.C.U.

Acerca de Jeremías Taurydzkyj