Página principal / Noticias / La battalla de Kruty: Un ícono de nuestra causa por la liberación

La battalla de Kruty: Un ícono de nuestra causa por la liberación

La batalla de Kruty fue una batalla que tuvo lugar el entre el 16  y 17  de enero de 1918 (29-30 de enero por el calendario Juliano)  cerca de la estación de tren de Kruty no muy lejos del pueblo de Kruty y del pueblo de Pamyatne, a 130 kilómetros al noreste de Kyiv, 18 km al este de Nezhin. Al mismo tiempo, el tercer levantamiento bolchevique comenzó en Kyiv, lo que obligó al gobierno de la República Popular de Ucrania, en un momento crucial, a desplegar refuerzos dirigidos a esta dirección para reprimirlo. Esta batalla duró 5 horas entre la unidad 4-mil  soldados bien entrenados de la guardia roja rusa liderada por el socialista Mikhail Muravyov y un destacamento de cadetes que en general contaba con unos cuatrocientos soldados, a los que como veremos se agregaron algunos más. Por parte de los jóvenes héroes ucranianos, ese 29 de enero de 1918, a las 4 de la mañana, (calendario Juliano) un convoy de la escuela de cadetes ucraniana N° 1 y un centenar de estudiantes llegó a la estación de Kruty. Después de la unificación de los destacamentos, solo había algo más de 600 combatientes, cadetes, estudiantes de escuelas superiores, liceos y estudiantes de otras escuelas, con 16 ametralladoras. Hubo una unidad de enfermería con el médico Bocharov y algunos asistentes más como paramédicos. También había un vagón con un suministro de municiones y granadas. Además, ya durante la batalla, también se unieron 80 voluntarios de las unidades de los cosacos Libres locales.  En la batalla de Kruty, los defensores del estado Ucraniano obtuvieron una victoria militar convincente. El avance del enemigo se detuvo y se llevó a cabo una retirada organizada, destruyendo caminos y puentes detrás de él.

Los atacantes ruso-bolcheviques perdieron la capacidad de combate durante cuatro días. El agresor tuvo que ordenar y acumular nuevas fuerzas, reparar puentes y vías ferroviarias voladas y destruidas, y solo después de eso continuar su ofensiva contra Kyiv, no por vía ferroviaria sino en carros campesinos requisados tirados por caballos, a lo largo de una carretera empapada y de difícil tránsito. Este retraso del enemigo permitió a la delegación ucraniana concluir el tratado de paz de Brest, que salvó al joven estado Ucraniano. El entierro de 27 de los jóvenes, fuertes de espíritu y en plena floración que fueron capturados por los bolcheviques después de la batalla y ejecutados por ellos, fue especialmente sorprendente para los contemporáneos. En un funeral en Kyiv cerca de la Tumba de Askold, el presidente de la Rada Central Ucraniana, Myjailo Hrushevsky, llamó héroes a los jóvenes que murieron en una lucha desigual, y el poeta Pavel Tychyna dedicó un poema heroico a “La memoria de los treinta”. La batalla se convirtió en una parte importante de la memoria histórica ucraniana, y debido a la prohibición del tema en la época Soviética y poca información confiable (entre las principales Fuentes durante mucho tiempo fue el trabajo de D. Doroshenko «historia de Ucrania. 1917-1923», escrito en 1930 en Berlín, que contiene muchas distorsiones)  está lleno de mitos, muchos de los cuales son populares hasta el día de hoy. En el año 2006, se erigió un monumento en el lugar de la batalla cerca de Kruty. Con motivo del 80 aniversario de la batalla (1998), y la Casa de la Moneda puso en circulación una moneda conmemorativa con un valor nominal de 2 Hryvnia.

Dr. Jeremías M- Taurydzkyj

Redactor R.C.U

Acerca de RCU