El ballet  ucraniano “Narniya”,  por dos años consecutivos,  obtuvo el máximo galardón en el campeonato mundial de baile irlandés, superando inclusive a los ballets locales.

Como lo explicó su directora Natalia, mucha fuerza y rapidez en los movimientos son los necesarios para destacarse de los demás. No sólo hay que tener buen físico sino también un muy buen oído musical.

En el folclore irlandés, no hay movimientos con las manos acotó. Esta tradición es centenaria ya que proviene de la época en que el país los bailes estaban estrictamente prohibidos.


Dr. Jeremías Taurydzkyj
Secretario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *